Los disturbios en Nicaragua son una contrarrevolución de bandas criminales (fotos)



por Sputnik

(RESISTENCIA 2.0) -

Los disturbios constantes que comenzaron hace tres meses y segaron la vida de cientos de personas son en realidad un "ataque total contra el sector público", contó a Sputnik el editor jefe de Grayzone Project, Max Blumenthal.

Los críticos afirman que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pretende establecer una dinastía similar a la de los Somoza —una dictadura familiar apoyada por EEUU que gobernó en el país desde el 1936 hasta 1979—.

Así, los medios 'mainstream' cuentan que los manifestantes son simplemente unos revolucionarios que intentan impedir que el presidente nicaragüense establezca una nueva dinastía.

No obstante, Max Blumenthal está convencido de que las afirmaciones hechas por estos medios no tienen nada que ver con la realidad y argumentó su posición después de haber visitado el país en persona.



Hoy es el 39 aniversario de la Revolución sandinista. Managua sale a celebrar la aparente derrota de un golpe de Estado blando que paralizó a #Nicaragua. Estoy aquí para documentar un lado de la historia omitido por los medios occidentales. Sigue un hilo sobre algo de lo que he aprendido.

Ayer visité Radio Ya, una estación de radio privada de izquierda que tiene la mejor calificación en Managua y que proporciona servicios sociales a los locales sin importar su política. Fue quemada por la oposición. 22 miembros del personal lograron escapar.

Intimidación mortal

El entrevistado señaló que conoce las consecuencias de lo que ocurrió cuando EEUU armó a la oposición —los Contras— en los años 80. Así, observó que algo similar está ocurriéndole ahora a la gente que se opone a las campañas antisandinistas.

Blumenthal añadió que Radio YA prestaba servicios sociales a los lugareños sin importar sus visiones políticas. Y destacó que se intimida a la gente de a pie que simplemente quiere colaborar con el Gobierno y servir a su comunidad.



.@nuevaya’s Schwartz me contó que informó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre el incendio de su estación por militantes de la oposición y que lo ignoraron. Él dijo que mis colegas @danielmkovalik, @ThomasHedgesTRN y yo somos los primeros reporteros occidentales en entrevistarlo.

La oposición armada de Nicaragua incendió este banco cooperativo que sirve a la clase pobre y trabajadora de Managua y que lleva el nombre de Hugo Chávez. Los registros y cuentas de unas 100.000 personas están ahora en peligro. Se ha lanzado una campaña de violencia dirigida contra el sector público.

De hecho, algunos de ellos acaban asesinados de una manera que no se observaba en la década de los 80, puesto que los Contras no lograron entrar en la capital de Nicaragua, añadió el columnista.

La mano de Washington en Managua

Max Blumenthal también reseñó que, durante su estancia en el país de América Central, descubrió que EEUU está involucrado en los sucesos que se están viviendo allí.

Junto al columnista estuvo en Nicaragua Dan Kovalik, un abogado especializado en derechos humanos que también compartió algunas de sus reflexiones sobre la cobertura informativa de los sucesos.

Según explicó, es en realidad la oposición la que está censurando a los sandinistas y no al revés, puesto que son precisamente ellos los cazados. "Lo que está ocurriendo aquí no es una revolución contra el Gobierno. Es una contrarrevolución apoyada por EEUU", concluyó el letrado.

Así, Blumenthal señaló que los nicaragüenses lo tienen muy duro para protestar pacíficamente, porque son atacados constantemente por figuras de la oposición. De acuerdo con él, se está intentando desmoronar por completo los fundamentos que mantienen unidos a los pobres trabajadores con tal de hundirlos en la pobreza extrema.

Uno de los métodos usados por EEUU en este caso es la financiación de una banda criminal llamada Viper (víbora en inglés) a través de una figura de la oposición: Félix Madariaga.

Blumenthal asegura que el político sirve de canal para el dinero enviado por USAid, organización apoyada por el Departamento de Estado, y por la Fundación Nacional para la Democracia. Con ello, Madariaga negó las acusaciones de sus enlaces con bandas criminales.

No obstante, los que están luchando en el bando de la oposición no son unos "estudiantes esperanzados e idealistas", señaló el entrevistado. Se trata de una "contrarrevolución activada por elementos criminales extremos que paralizaron la economía de Nicaragua y no le permitieron crecer en lo que va del año".


La oposición ha apuntado contra las universidades públicas. Silke Pérez nos dijo cómo los elementos criminales la mantuvieron fuera de la UNAN durante 2 meses. "Los maestros les suplicaron que no se apoderaran de nuestra escuela". Antes de que se desvanecieran, las bandas armadas quemaron el centro de cuidado infantil de la UNAN y más.

Max Blumenthal destacó que hubo decenas de muertos, muchos de los cuales fueron del lado de la oposición, y concluyó que el Gobierno no podría haber sobrevivido si no se hubiera respondido con un cierto nivel de fuerza.

Nicaragua vive una grave crisis desde el 18 de abril pasado, cuando comenzó una ola de protestas contra el Gobierno que desembocó en duros enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

La CIDH informó a principios de julio que 264 personas fallecieron desde que comenzaron las protestas, mientras que la ONG Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos asegura que las muertes se elevan a 351.

El Gobierno de Ortega atribuye el derramamiento de sangre a sectores violentos de la oposición que intentan ejecutar un "golpe blando" en su contra.

¿Por qué la resolución golpista de la OEA no tiene efecto en el rumbo político de Nicaragua?



por RESISTENCIA 2.0 -

Veintiún países alienados a la política del departamento de Estado de los Estados Unidos, recién han aprobado una resolución ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que deja en clara evidencia el descarado interés político y económico que tiene la potencia del Norte para perpetrar de forma apresurada un golpe de Estado en Nicaragua.

Ante esta política de intromisión, erigiéndose la OEA como un tribunal de facto, expertos juristas internacionales han opinado que tal resolución condenatoria, promovida por Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú y Estados Unidos, es ilegal e ilegítima, y por tanto no tiene ningún efecto en el los destinos políticos de Nicaragua.

El Canciller de la República de Nicaragua, Denis Moncada, en representación del gobierno del Presidente Daniel Ortega, dejó claro ante la OEA que dicha resolución es injusta y carente de objetividad,  y la misma se ensaña contra la soberanía de un país que forma parte de la comunidad de América Latina y El Caribe.

Pese al desborde triunfal de la derecha golpista, los juristas han explicado que “ninguna resolución emitida por este organismo internacional tiene valor jurídico vinculante, partiendo que la OEA está para buscar acuerdos, y no imponer cosas, no siendo una institución supranacional sino multilateral”.

El grito de victoria de los golpistas nuevamente queda solo en papeles y redes sociales, y no tendrá mayor efecto, ni materialización en ningún plano jurídico. Los especialistas indican que una cosa es examinar una resolución aceptada, adoptada por la OEA, pero otra cosa es pretender que hay que aceptar el contenido de la resolución cuando este no tiene vocación de ser jurídicamente vinculante".

La razón por la que Nicaragua ha decidido participar en la discusión de la resolución, es vista por los juristas con el fin de ocupar este espacio para evidenciar y denunciar las claras intenciones de los Estados que se han sumado cínicamente al golpismo, pero el documento no genera obligación de conformidad con el contenido del mismo.

A través de esta resolución la OEA pretendió condenar a priori y de manera injusta e improcedente al gobierno constitucional, legítimo del Presidente Daniel Ortega, sin embargo, y tal como lo dejó sentado el canciller nicaragüense: "es un desacierto político y diplomático", y no pasará a más. 



¡Ay, Pepe!




PEPE Y EL LOCO
por: Carola Chávez

Pepe Mujica, el viejito humilde, el que maneja un volkswagen de toda la vida, el que pisa el freno con su chancleta -nunca el acelerador-, siempre un osito de peluche que todos quieren porque ¿cómo no querer a ese viejito con cara de duende que vive en un ranchito y no molesta a nadie?

Pepe el viejito tranquilo, prudente, salvo cuando hay un micrófono abierto y se le sale el “tuerto” y de la “vieja loca”, en pleno proceso de formación de UNASUR, el “loco como una cabra”, en plena guarimba contra el gobierno de Maduro… Y Pepe y su lengua siempre en perfecta sincronía con algún feroz ataque de la oligarquía, siempre convertido en bandera de quienes nos atacan, ahí con sus chancletas y sus uñas encajadas, que, si te fijas, es lo único a que las élites les molestó de Pepe.

Hace un tiempito vi a Pepe en el programa de Jordi Évole, que fue en peregrinación a la famosa chacarita para mostrarle al mundo que se puede ser revolucionario e inofensivo a la vez y que eso es muy bueno. Ahí estaba Pepe, enfáticamente desgreñado, como siempre, contándole a Jordi lo asqueante que es la política regional, enumerando generalidades, obviando, cuidadosamente, los grandes progresos alcanzados en la época en la que el continente marchaba mayoritariamente al paso de los pueblos; separándose de todo aquello, con la nariz arrugada, como intentando quitarse de encima una cucaracha… Y el entrevistador, famoso por arrinconar a sus entrevistados, risueño, escuchando como un niño al cuenta cuentos de la plaza. Una hora de narrativa de mierda, que describía a un continente de mierda, con presidentes de mierda y unos pueblos de mierda que se dejaban volver mierda, donde Pepe flotaba íngrimo en una impoluta tablita. No se salvaba nadie sino él, el viejito humilde que afirmaba frente a la cámara que en su larga y humilde vida no conoció jamás a un líder político que no fuera una mierda. Y todos los que odian a Fidel y a Chávez amaron a Pepe, el patriarca de las revoluciones inofensivas. La soberbia disfrazada de humildad.

Hoy vuelve Pepe a ser portada en los medios que celebran su última pepada: En medio de un brutal intento de revolución colorida en Nicaragua, con un reguero de muertos, la violencia más violenta, cuando el gobierno sandinista ha liberado casi todo el país de las guarimbas y las tracas, cuando está a punto de sofocar el último foco golpista, sale Pepe, siempre oportuno para el enemigo, y declara: “en la vida hay momentos en los que hay que decir me voy”. Y -¡sorpresa!- los que se tienen que ir no son los guarimberos sanguinarios, no, tienen que irse Daniel Ortega y los sandinistas, y ceder el paso a quienes han torturado, violado, asesinado a cualquiera que les parezca sandinista. Tienen que irse y ponerse en fila, ordenadamente, para que los borren del mapa ¡Ay, Pepe!

Por eso, mientras los dueños del mundo satanizaban a Chávez, nos vendían a Pepe con su carrito, con sus chancletas, mal vestido y despeinado, sí, pero inofensivo. Y lo peor es que muchos lo compran y se tragan el cuento de que la cualidad revolucionaria se mide en chancletas y suéteres con bollitos, mientras más bollitos, más revolucionario…

Y como nos venden a Pepe, nos venden también a Iván Duque, que viaja a Washington en clase turista, como cualquier mortal que pueda pagar un boleto de avión; y a la primera ministra Croata, que se descuenta el sueldo para ir al mundial, y el de Holanda que limpia el café que derramó, y hasta al Rey de España, que lleva él mismo a su hija al colegio, sin chofer ni nada, mira tú… Y nos venden la idea de que lo importante es parecer común y corriente, pero sin fastidiar a los dueños, eso sí; no como Nicolás, que según Pepe, “está loco como una cabra”.

En fin, que saco mis cuentas, les regalo sus chancletas y me quedo con mi loco.









Conozca más sobre el Canciller Denis Moncada


Un campesino sencillo, originario del municipio de Murra, Nueva Segovia.

Fundador del Ejército Popular Sandinista, Jefe de la Sexta Región Militar, Jefe de Auditoría Militar del EPS, General en Retiro y también nombrado Embajador de Nicaragua ante la OEA, luego Canciller de Nicaragua, descendiente del famoso Gato Colindre, miembro del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, Denis Moncada Colindre es la figura pequeña de tamaño pero grande en moral, convicción, patriotismo, conocimientos y experiencia que ha defendido con todo la Soberanía de Nicaragua.

Con esa humildad se ha mostrado inmenso en cada intervención durante los debates en las sesiones de la OEA para defender la dignidad de Nicaragua, dando cátedras de diplomacia internacional con argumentos sólidos que le ha permitido desarmar a los enemigos de este pueblo, quienes hoy patrocinan a los vende patria para intentar derrocar al gobierno del Presidente Daniel Ortega. Igual papel ha desempeñado en la mesa del diálogo nacional. 

En los últimos tiempos no habíamos tenido a un representante digno de admirar en la defensa de la soberanía nacional y expuesto al escrutinio del mundo a través de transmisión en vivo, pero sobre todo firme con su patriotismo a como lo hizo el General Agusto C. Sandino contra el Yanki Opresor, mismo enemigo de hoy. 


Analista internacional: Los pronunciamientos de la OEA son inocuos


por RESISTENCIA 2.0 -

La anticipada resolución sobre Nicaragua que con 21 votos se aprobó en el Consejo Permanente de la OEA, es un documento político de poco efecto en la realidad del país centroamericano.

Tras conocerse el resultado de la sesión donde se aprobó la resolución, el analista internacional Carlos Alberto Patiño, director del Instituto de Estudios Urbanos (IEU)  de la Universidad Nacional de Colombia, opinó que "los pronunciamientos de la OEA son inocuos", es decir, que no hacen daño físico o moral.

El desgaste de la oposición nicaragüense en el terreno presionó para que Estados Unidos cabildeara contra Nicaragua en el ámbito internacional.

Aunque se pudiera pensar que con esta resolución la oposición recibe una bocanada de oxígeno, su impacto es muy limitado y no contribuye a que los sectores radicales vuelvan a ganar terreno.   

En las últimas semanas, el Gobierno de Nicaragua logró garantizar la libre circulación en todo el país, al tiempo que desmontó los dos cuarteles que el grupo opositor mantenía en la UNAN-Managua y en el barrio de Monimbó, en Masaya.

Frente a este nuevo contexto, Patiño valoró que "pese a todo, mi pronóstico es que las protestas van a durar otras semanas más, pero no veo ningún resquebrajamiento del poder de Ortega".

En Managua, la oposición celebró con bombos y platillos la aprobación de la resolución, pero lo cierto es que el documento llegó demasiado tarde.

Tres meses después del inicio de la desestabilización, los niveles de seguridad en el país están retornando a lo que se vivía antes del 18 de abril.

En ciudades como León, Diriamba, Jinotepe, Matagalpa, y otras donde la violencia opositora desató su furia, ya se respira un clima de normalidad.