Desenmascaran maniobras imperiales de Amnistía Internacional sobre Nicaragua



Nicaragua: Amnistía se equivocó
por Julie Lamin

Como miembro de Amnistía Internacional, estoy indignada por la completa desinformación de su Acción Urgente respecto de Nicaragua.
Después de pasar un tiempo en el país desde la década de 1980, entiendo muy bien muchos temas de los que parece carecer Amnistía.

Desafío los reclamos en su acción urgente y espero su respuesta a mis comentarios.

La estrategia de persecución y criminalización del gobierno de Nicaragua.

El gobierno nicaragüense no tiene una "estrategia de persecución y criminalización", pero sí tiene el derecho de detener a los delincuentes como cualquier país. Las personas que usted menciona son solo dos de los criminales o terroristas que han destruido Nicaragua, nación amante de la paz, desde mediados de abril, causando un terrible sufrimiento a las personas más pobres y vulnerables de Nicaragua.
La policía alegó en los medios de comunicación que son responsables de actos de "terrorismo", "incendio premeditado", "agresiones" y "posesión ilegal de armas de fuego", entre otras acusaciones. Ellos todavía no han sido presentados formalmente ante un tribunal.
Sí, porque es probable que hayan cometido esos crímenes.

He visto a través de las páginas de Facebook de amigos de Nicaragua la matonería de estos grupos que han atacado a la gente común y en particular a aquellos que trabajan en el sector público: maestros, trabajadores de la salud, oficiales de policía. He visto (o visto en parte, porque era demasiado terrible para hacerlo) imágenes de video de la tortura llevada a cabo por los matones (ahora detenidos y a quienes ustedes urgen liberar) contra hombres y mujeres decentes que han dedicado sus vidas a la libertad y prosperidad de Nicaragua. He visto cómo los terroristas arrastraron a una familia de cinco personas de su sencilla casa rural y la incendiaron, destruyendo todo, dejando a los niños ya empobrecidos y sus padres sin hogar.

Mi evidencia proviene de fuentes confiables. ¿Por qué Amnistía no está informando sobre esto? ¿No deberías apoyar que los perpetradores de estos terribles actos sean llevados ante la justicia? Nicaragua en realidad tiene un sistema de justicia justo, razón por la cual aún no han sido llevados ante los tribunales. Sería lo mismo en cualquier país libre, ¿no? Se permite al acusado tener un abogado que luego prepara un caso.

Durante años en los años ochenta, cuando Nicaragua no tenía nada, yo era uno de los miles que hacía campaña y recaudaba dinero para las escuelas. Cuando visité el año pasado, me complació ver la buena educación que ahora tienen los nicaragüenses y algunas de las fantásticas escuelas, especialmente en el campo. Me hospedé frente a uno de los muchos centros de salud bien equipados y casi pierdo la cuenta de la cantidad de hospitales y clínicas en Managua. Escuelas, hospitales, centros de salud, una próspera agricultura y un turismo en crecimiento son características de la presidencia de Ortega, y son precisamente estos símbolos de progreso que los matones y criminales que intentas defender se proponen destruir desde el 19 de abril. Hasta esa fecha, Nicaragua era el país más pacífico de Centroamérica con poca delincuencia: le gustaría ver cómo se compara con las terribles condiciones en su vecino del norte, Honduras.

Participando en las protestas en curso en todo el país
¿Quiénes son estos terroristas? Personas que crean terror, evitan que las personas vivan vidas normales promocionando armas ilegales, con la cara cubierta, sometiendo a camioneros, trabajadores de la tierra, profesores, enfermeras, a humillaciones y, muy a menudo, a golpizas. No fueron protestas, sino bloqueos de carreteras que impedían el transporte de alimentos vitales, impidiendo que los niños fuesen a la escuela y haciendo la vida más que miserable, aterradora.

He visto un extenso video de las protestas de los nicaragüenses amantes de la paz con su lema "no más tranques". No más bloqueos. Eran valientes personas del pueblo que se enfrentaron a matones y terroristas en ruidosas protestas pacíficas; gente común que apoya al gobierno de Daniel Ortega.

También he visto muchísimas imágenes de las grandes manifestaciones en Managua en apoyo del gobierno de Daniel Ortega y la necesidad de paz. Me gustaría decir que las imágenes aéreas sugieren que fueron las manifestaciones más grandes que he visto y totalmente pacíficas.

¡En su Acción Urgente y en su comprensión mínima de Nicaragua y su pueblo, les está pidiendo a los miembros de Amnistía que defiendan la acción criminal!

Ahora veo a Amnistía Internacional como una organización benéfica imperialista que piensa que es lo mejor para un país en desarrollo, sin tener en cuenta las opiniones de la gran mayoría de los nicaragüenses. Peor aún, ha sido engañado por los esfuerzos deliberados de los Estados Unidos para socavar a Nicaragua y los países más progresistas donde la gente realmente es lo primero.

He cancelado mi débito directo a Amnistía Internacional y también cancelaré mi membresía. A pesar de todo el excelente trabajo que creí han hecho, mi confianza en su organización se ha roto. Estoy furiosa y le pido que retire su Acción Urgente sobre Nicaragua hasta que tenga una mejor comprensión de lo que realmente está sucediendo.

(Traducción publicada en El 19 Digital)

Trump fue el hazmerreír en la ONU


El presidente de EE.UU. se ha convertido en el hazmerreír de la ONU cuando ha exagerado los progresos de su Gobierno y los ha considerado “extraordinarios”.

HispanTV- El discurso de este martes de Donald Trump en el 73.º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) tuvo un comienzo tambaleante cuando se rieron de él por su afirmación de que su Gobierno había conseguido “progresos extraordinarios” por encima de cualquier otro en la historia.
“En tan solo dos años mi Administración ha logrado más que casi cualquier otra Administración en la historia de nuestro país”, una exageración que provocó una oleada de murmullos y carcajadas de los diplomáticos presentes.
Ante esta reacción de los allí presentes, Trump se vio obligado a hacer una pausa y se recuperó diciendo: “No esperaba esa reacción, pero está bien”.
El primer discurso de Trump ha causado hilaridad entre los jefes de Estado reunidos en las Naciones Unidas, mientras que el mandatario, en un tuit de 2014, dijo que su país necesita “un presidente que no sea el hazmerreír del mundo entero”.
La risa suscitada por Trump en las Naciones Unidas es el tema del momento en las redes sociales como Twitter.
tmv/anz/mtk/rba

Pederastas en serie: más de 100 mil personas han sido abusadas sexualmente por sacerdotes

El escándalo de los abusos sexuales en la Iglesia Católica continúa y la cifra de las víctimas va en ascenso. Actualmente se afirma que son más de 100 mil.

Culturacolectiva- En meses recientes hemos escuchado bastante sobre el reporte del Gran Jurado de Pensilvania y los abusos de cientos de sacerdotes a miles de víctimas menores de edad. No obstante, la realidad es que el reporte se concentra tan sólo en un estado de los Estados Unidos, cuando se trata de un problema se replica alrededor del globo. Son miles y miles de personas las que han sido víctimas de agresiones sexuales y muchas lo han sufrido a manos de sacerdotes católicos u otros oficiales eclesiásticos. 

100 mil victimas de abuso sexual por sacerdotes catolicos de la iglesia 1

[Kumiko Kosaka, monja involucrada en el abuso sexual de 20 menores sordos en un colegio en Argentina.]

ECA Global —una organización mundial de activistas por los derechos humanos de los niños y víctimas del abuso clerical— asegura que la cifra de niños que sufrieron algún tipo de abuso y violación por religiosos, confirmados e investigados, asciende a 100 mil, pero esto corresponde a un reporte del 2014 realizado por SNAP —una red independiente de sobrevivientes de abuso sexual institucional—, el Centro de Derechos Constitucionales —CCR, por sus siglas en inglés— y el Comité de los sobre los Derechos del Niños que investigó al Vaticano. 

-

Tan sólo en Estados Unidos


Esta cifra, además de tener casi un lustro de antigüedad, por desgracia sólo incluye los casos confirmados en Estados Unidos, y así como el reporte de Pensilvania no incluye los casos reales sin reportar, hacen falta los datos que ciertas diócesis y las autoridades eclesiásticas de diversos países se rehúsan a publicar y compartir con este tipo de asociaciones e incluso la propia policía. Lo cual arroja una cifra alarmante que al día de hoy es mucho más alta cuando consideramos el tiempo transcurrido, así como el resto de los países del globo

100 mil victimas de abuso sexual por sacerdotes catolicos de la iglesia 2
[Protestas en Irlanda. "Verdad. Justicia. Amor".]

-

Denuncias en el resto del mundo


Por ejemplo, en Austria el número de denuncias de abuso sexual es de 837; en Suiza 294; en Chile 266; Perú 128 niños y adolescentes; en Argentina se confirmó el abuso de 20 menores sordos; en México se estiman cerca de 200 tan sólo entre los abusos de Marcial Maciel —fundador de los Legionarios de Cristo— y Nicolás Aguiar, y en Canadá entre 10 mil y 20 mil personas han sido indemnizadas por abusos sexuales.

100 mil victimas de abuso sexual por sacerdotes catolicos de la iglesia 3
[Marcial Maciel con el papa Juan Pablo II.]

Miguel Ángel Hurtado, portavoz de ECA Global declaró en El Diario que:

«Lo más grave de todo es que la gran mayoría de estos abusos se podían haber prevenido si la jerarquía católica hubiera denunciado a los pederastas en serie a la policía en vez de moverlos de parroquia en parroquia». 

-

Más controversia: 


A esta escandalosa cifra se suman las distintas protestas y peticiones al Vaticano y en especifico al papa Francisco de liberar toda la documentación eclesiástica de casos de sacerdotes pederastas, como lo es el excardenal McCarrick de Estados Unidos, quien fue acusado de abuso sexual y removido de su cargo, aunque sigue declarándose inocente de acuerdo a esta cita del New York Times: 

«Aunque no tengo la absoluta recolección de este abuso reportado y creo en mi inocencia, lo siento mucho por el dolor que la persona que presentó los cargos ha experimentado, así como por el escándalo que este tipo de cargos causan a nuestra gente». 

100 mil victimas de abuso sexual por sacerdotes catolicos de la iglesia 4

La atención que estos casos de alto perfil, como los reportes publicados si acaso han logrado que diversos gobiernos comiencen a investigar y abrir expedientes para procesar los casos locales de abuso sexual por parte de eclesiásticos católicos, pero queda claro que aún queda mucho por hacer y no sólo en los casos cometidos por los sacerdotes católicos, sino también el abuso generalizado de niños y menores de edad; al tiempo que la Iglesia Católica debería mostrarse más firme en su lucha contra la pedofilia entre sus ordenados.

USAID GO HOME! FUERA DE NICARAGUA



por Kenneth Chávez

La Agencia para el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) se ha convertido en una amenaza latente para la paz de América Latina y el Caribe. Tras la reciente guerra de baja intensidad que financió en Nicaragua (a través de su telaraña de oenegés) y sus irregulares operaciones que incubaron un nefasto esquema terrorista en este país, es tarea clave expulsar a esta agencia federal norteamericana, o en su doble efecto ejercer un control exhaustivo de todas sus operaciones, disfrazadas de tareas humanitarias en todo el territorio nacional, desde hace más de medio siglo. 

Es importante aclarar que la USAID no es ninguna fundación caritativa, como lo pintan sus funcionarios al instalar sus bases operativas en cualquier país que sea de interés a la política intervencionista del Tío Sam, sino que es una organización gubernamental, en tanto se alimenta de los fondos presupuestarios del gobierno estadounidense. Hoy vista, tras quitarnos el antifaz, como una agencia de cooperación al terrorismo y el crimen organizado.

Como ha ocurrido a lo largo de la historia, en los países donde hay gobiernos progresistas como el nuestro, la USAID, el brazo financiero de Washington, y uno de los tres pilares reaccionarios y pragmáticos de la política injerencista del imperio (después del Departamento de Estado y El Pentágono), instala un sistema de oenegés para llevar a cabo sus misiones y controlar diferentes sectores de la sociedad a través de supuestas tareas humanitarias y de cooperación.   
    
Después del 18 abril de 2018, en Nicaragua se le cayó la máscara a la USAID, tras haber destinado millonarios fondos, a través de la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y su red de oenegés que triangularon más de 4.1 millones de dólares, desde el 2014 al 2017, para el financiamiento de la intentona golpista contra el Presidente Daniel Ortega.

A propósito, este lunes autoridades judiciales ordenaron la captura del principal terrorista de esta mafia, el señor Félix Maradiaga, quien al frente del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) y como funcionario encubierto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y respaldo de la NED-USAID, captó y canalizó recursos para financiar a los grupos delictivos que dañaron la economía y rompieron con los once años de paz y progreso que venía experimentando Nicaragua.

En junio de este año, en medio de la intentona golpista, el periodista y escritor norteamericano, Max Blumenthal, remarcó en una amplia investigación sobre el tema, que entre los funcionarios estadounidenses que recibieron a los líderes de la Coalición Estudiantil, figuró entonces el director de USAID, Mark Green.  

“Además de la NED, USAID ha sido el promotor más activo del cambio de régimen contra los gobiernos de orientación socialista en América Latina. En Nicaragua, el presupuesto de USAID superó los $ 5.2 millones en 2018, con la mayoría de los fondos destinados a la capacitación de la sociedad civil y las organizaciones de medios”, subrayó Blumenthal bajo aquel vulnerable contexto.

El 20 de julio de este mismo año, y a tono muy desafiante contra las medidas para la defensa nacional y del pueblo que adoptó el Gobierno del Presidente Ortega, la USAID anunció un nuevo fondo de 1.5 millones de dólares “para apoyar la democracia y los derechos humanos en Nicaragua”.

La USAID, con estos recursos y la conocida triangulación de fondos a través del IEEPP, en realidad financió una segunda ola de acciones terroristas, con el calentamiento de calles o manifestaciones de una supuesta sociedad civil, que no eran más que elementos de las maras y pandillas violentas del Triángulo Norte Centroamericano, ligados a su vez al narcotráfico.  

Está demás decir que en su figuración más clara, las oenegés de la Agencia para el Desarrollo de los Estados Unidos, son las modernas bases militares del imperio, lobos vestidos de ovejas, haciéndose pasar por las inofensivas fundaciones samaritanas que contribuyen a la “paz”, “los procesos electorales”, la “democracia”, “el fortalecimiento de los derechos humanos”, la construcción de escuelas y hospitales, y otras supuestas tareas humanitarias.

A estas alturas, y con todas las lecciones aprendidas tras la intentona golpista, es fundamental investigar los movimientos financieros que todavía ejerce esta agencia. Y como tema vinculante, precisamente ahora que Nicaragua activará los mecanismos de cooperación jurídica internacional, al hacer formal solicitud de extradición de Félix Maradiaga, estar atentos ante el amparo (bajo figura de asilo político) que Estados Unidos le brindará, para dar una respuesta de dignidad y expulsar de nuestro suelo a todo agente externo, como la USAID, que ponga en peligro la paz de nuestro pueblo.     






¿Qué tipo de democracia fomentó la NED-USAID en Nicaragua?

por James Phillips*
Una nueva cobertura informativa de la crisis en Nicaragua ha tratado de simplificar una realidad compleja. La cobertura predominante echa la culpa del conflicto al presidente nicaragüense Daniel Ortega y presenta un contexto políticamente estrecho e históricamente poco profundo. Como resultado, el mensaje implícito y a veces explícito en la cobertura -que Ortega es el villano y su salida del gobierno pondría fin al conflicto o resolvería los problemas subyacentes a la crisis- está distorsionado y es engañoso. Esta retórica es impulsada por la administración Trump y el Congreso de los EE. UU.
Este doble estándar hipócrita destaca el hecho de que durante mucho tiempo el propio Ortega y Nicaragua, en compañía de Cuba y Venezuela, han representado un desafío en gran parte simbólico a la hegemonía de los Estados Unidos. La ira de las administraciones estadounidenses hacia Nicaragua, Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se remonta a la revolución que en 1979 logró derrocar la dictadura de 43 años de la familia Somoza: el fiel y corrupto aliado de Washington a través de sucesivos y administraciones republicanas desde Franklin Roosevelt hasta Jimmy Carter. La crisis actual no es simplemente la historia de una valiente oposición y un brutal Ortega. Es un conflicto que hierve a fuego lento entre los diferentes grupos dentro de Nicaragua que ha sido cuidadosamente manipulado a lo largo de los años.
Las raíces de la crisis
Dos incidentes se identifican comúnmente como las chispas que encendieron la crisis: el manejo del gobierno de un devastador incendio forestal en la Reserva Biológica Indio Maíz y la reforma de la seguridad social propuesto por el gobierno. Los estudiantes en varias universidades nicaragüenses estuvieron entre los primeros y principales manifestantes en tomar las calles para protestar contra estas dos situaciones.
El gobierno de Ortega enfrentó críticas por no responder de manera efectiva al incendio de Indio Maíz y por proteger este importante tesoro biológico, aunque se emplearon recursos considerables, como unidades del ejército, helicópteros y otro personal y equipo, para proteger la reserva y combatir el incendio. Las críticas también ignoraron que algunos ganaderos vecinos han querido durante algún tiempo expandirse a partes de la reserva, a pesar de la advertencia del gobierno de que el área no era apta para la ganadería debido al aumento del peligro de incendios.
Solo unos días después, las protestas se enfocaron en la propuesta de reforma de la seguridad social. Partiendo del exitoso modelo de consenso de su gobierno para trabajar con el sector privado, Ortega había rechazado un plan favorecido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada) y otros miembros de la comunidad empresarial nicaragüense que habría implicado mayores recortes en la seguridad social, incluido el aumento de la edad de jubilación. En su lugar, Ortega optó por reformas más moderadas, que varios partidos rechazaron, desde el COSEP, el lobby empresarial más poderoso del país, a la derecha, hacia otros sectores críticos con las medidas de austeridad de la izquierda. Probando quizás para apaciguar a ambas partes, Ortega canceló la reforma, pero las manifestaciones ya habían girado para centrarse en la represión gubernamental y llama a la renuncia de Ortega luego de las primeras muertes, dos civiles y un oficial de policía, el 19 de abril.
Los medios han retratado las primeras manifestaciones dirigidas por estudiantes como espontáneas e indignadas por las acciones del gobierno de Ortega. Eso puede ser cierto para muchos de los estudiantes, pero también hay grupos organizados en el centro de estas protestas que han sido asesorados y financiados durante años por las agencias del gobierno de los EE. UU. Hay un camino de conexiones. El Movimiento Juvenil Cívico (MCJ), que ya ha estado activo en Nicaragua durante algunos años, se describe como una organización dedicada a promover proyectos de responsabilidad cívica, educación y promoción de instituciones democráticas entre estudiantes y jóvenes. Si esta promoción de la democracia es simplemente un principio amplio y loable o, en el contexto de Nicaragua, una crítica codificada específica de Ortega y el gobierno sandinista o incluso un llamado al cambio de régimen, está abierto a interpretación. MCJ era creado y financiado por el National Democratic Institute (NDI).
El NDI en sí es un brazo de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), financiado principalmente por el Congreso de los Estados Unidos, una organización que cuenta con una estrecha historia con la CIA. Uno de los primeros campos de operación de esta actividad fue Nicaragua durante la Guerra de la Contra en los años ochenta, cuando la NED entregó varios millones de dólares a grupos de oposición antisandinista. Más recientemente, el NED dio un informe de $ 4.1 millones a los grupos de oposición en Nicaragua entre 2014 y 2017, ostensiblemente para promover actividades en favor de la democracia. La historia del intervencionismo estadounidense en América Latina alimenta el escepticismo sobre qué tipo de "democracia" fomenta la NED en la región después de que la CIA ayudó a sembrar la discordia para derrocar a los líderes electos en Guatemala en 1954, en Guyana en 1964, en Chile en 1973, en Jamaica a fines de la década de 1970, y muchos más. Las actividades de NED entre estudiantes y otros en Nicaragua -y en toda la región- fomentan el escepticismo.
El gobierno de Ortega acusa a golpistas extranjeros, incluidos los neoconservadores de Washington, de tratar de desestabilizar a su gobierno. Tales sospechas se ven reforzadas por los acontecimientos que rodearon las reuniones en junio entre los manifestantes de la oposición y los poderosos de Washington. El líder opositor Félix Maradiaga, director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) financiado por NED , viajó a Washington con líderes estudiantiles antigubernamentales para denunciar la represión gubernamental en una reunión de funcionarios de la Organización de Estados Americanos (OEA). Maradiaga y los estudiantes también se reunieron con los senadores republicanos Ted Cruz y Marco Rubio y la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen, autora de un proyecto de ley en el Congreso de los Estados Unidos que sancionaría al gobierno de Ortega, así como de una carta que insta al Departamento de Estado a investigar al jefe de policía de Nicaragua.
La cuestión de la participación de los estudiantes en el conflicto es compleja. Los Estados Unidos y los nicaragüenses de derecha ciertamente no son las únicas influencias en la juventud del país. Los sandinistas tienen una larga y efectiva historia de entrenamiento y promoción de la movilización y resistencia juvenil. Esta fue una parte crucial de la resistencia montada contra la dictadura de Somoza en las décadas de 1960 y 1970, y continuó durante la defensa del país contra los Contras en la década de 1980. Como me recordó hace mucho tiempo un revolucionario nicaragüense, "los capacitamos para resistir y defender sus derechos, y ahora lo están haciendo. No todo esto es solo instigación de personas de afuera, aunque ese elemento ciertamente está ahí. ¿Qué esperábamos?
Aunque muchos informes de los medios a menudo se refieren a manifestantes antigubernamentales como manifestantes pacíficos,se han distribuido informes de grupos antigubernamentales que utilizan no solo morteros caseros y cócteles molotov, sino también armas de fuego, incluidos rifles automáticos. 
Los grupos de oposición comenzaron a construir barricadas en las principales autopistas y barrios urbanos. Los grupos que construyeron y protegieron las barricadas variaron ampliamente y sus miembros no compartían todos los mismos propósitos. Mientras que algunas barricadas se convirtieron en escenas de protestas pacíficas relativamente pacíficas, otras fueron construidas por personas en barrios que deseaban mantener alejados a manifestantes violentos contra el gobierno, según amigos y contactos de diferentes partes a quienes entrevisté en Nicaragua a principios de septiembre. Muchas otras barricadas fueron controladas por grupos dispuestos a usar la violencia para defender las barricadas contra los esfuerzos policiales inevitables para eliminarlos. Algunos nicaragüenses y residentes estadounidenses desde hace mucho tiempo en Nicaragua comenzaron a informar que las bandas de delincuentes armados controlaban muchas barricadas,
Algunos informan que bandas criminales de El Salvador están involucradas en algunas de las protestas antigubernamentales más violentas. Los informes policiales (por ejemplo, en la edición del 5 de junio del diario conservador La Prensa ) y la creciente evidencia de testigos oculares en Nicaragua parecen corroborar que algunos de los líderes de la violencia en Nicaragua son pandilleros de El Salvador que han venido a Nicaragua mezclarse y fomentar la violencia entre los manifestantes antigubernamentales bajo el manto de la protesta popular y el caos. Dado que Nicaragua bajo Ortega y los sandinistas ha sido uno de los pocos lugares en la región que no es una ruta de transporte importante para el contrabando de drogas y la actividad de pandillas, un motivo aparente para la participación de pandillas salvadoreñas sería abrir Nicaragua a estas actividades mediante la eliminación de Ortega.
El uso de pandillas delictivas y la actividad de las pandillas para alimentar el caos y la inseguridad con el fin de derrocar a los gobiernos es una táctica que se ha documentado en otros países de América Latina. En Nicaragua durante la Guerra Contra de la década de 1980, las agencias estadounidenses encontraron formas clandestinas de armar a los Contras a través de intercambios de armas con narcóticos con conocidos capos de la droga en Honduras que tenían conexiones con campamentos y refugios seguros en ese país. Estados Unidos ha utilizado las redes criminales para hacer algunos de los trabajos sucios de “cambio de régimen” en Nicaragua y otros países de América Latina a lo largo de varias décadas . Uno podría legítimamente preguntarse si esta táctica podría volver a funcionar en Nicaragua.
Las limitaciones del informe de Amnistía Internacional
Organizaciones internacionales han emitido declaraciones o informes sobre la situación actual en Nicaragua, que carece de un poco de atención a un contexto más amplio. Un ejemplo destacado es el informe de Amnistía Internacional, Nicaragua: Shoot to Kill: Estrategia de Nicaragua para reprimir la protesta ,emitido en mayo y basado en una breve visita a Nicaragua a fines de abril por personal de Amnistía. El informe no menciona la presencia y los intereses de las empresas delictivas que buscan una zona de juego libre en Nicaragua, ni el posible uso de tales grupos en los esfuerzos de los Estados Unidos en el "cambio de régimen" en Nicaragua y en otros lugares. También hay ausencia de algún intento de explorar o verificar presuntos incidentes de violencia antigubernamental. El informe tampoco menciona la larga y continua historia de los esfuerzos de Estados Unidos por controlar la vida política nicaragüense y por sacar del poder a Ortega y los sandinistas.
Comprender a Ortega y los sandinistas
Elgobierno revolucionario liderado por los sandinistas de la década de 1980 estaba lejos de ser perfecto. Sin embargo, mientras estaba en el poder durante la década de 1980, el FSLN, especialmente a nivel regional y local, hizo esfuerzos para frenar la corrupción y castigar los delitos entre sus propios miembros. Y conservó una medida relativamente amplia de libertades a pesar del contexto de tiempos de guerra y recursos severamente restringidos, como muchos de nosotros que vivíamos en Nicaragua durante la década de 1980 sabíamos.
Mientras que los gobiernos más conservadores y apoyados por Estados Unidos estuvieron en el poder desde 1990 hasta 2006, Daniel Ortega se mostró como un líder pragmático de la oposición sandinista. Hizo arreglos con el gobierno de Violeta Chamorro, elegido en 1990, que ayudó a suavizar la transición de los años de revolución y la Contra a una mayor estabilidad política y social. Pero lo que algunos vieron como pragmatismo, otros fueron cuestionados como búsqueda personal de poder y abandono de algunos de los principios de la revolución.
Como otros observadores han señalado, bajo Ortega y el "nuevo" gobierno sandinista se han producido avances sociales y económicos que podrían explicar parte de la continua popularidad del gobierno, incluyendo mejoras en la infraestructura rural, el fin de las tarifas escolares prohibitivas, la mejora de la salud pública y reducción de la pobreza Incluso se reconoció a Nicaragua como uno de los países que logra mayores avances hacia la igualdad de género y para reducir en gran medida su dependencia energética de los combustibles fósiles. El gobierno hizo accesible Internet gratuito en parques públicos . La policía nacional adoptó un enfoque comunitario para la violencia de las pandillas y la reducción del delito que se reconoció internacionalmente como especialmente exitoso. Ortega logró acuerdos que mantuvieron a raya a los traficantes y redujeron en gran medida la violencia del narcotráfico en Nicaragua, muy por debajo de los niveles de sus vecinos centroamericanos. Mientras que Honduras y El Salvador en los últimos años soportaron tasas de homicidios que van de 40 a 105 por cada 100,000, la tasa de Nicaragua se mantuvo entre siete y 15 por cada 100,000.
Si bien el flujo de personas de Honduras y El Salvador que buscan asilo en los Estados Unidos ha aumentado dramáticamente en los últimos años, muy pocas personas parecen haber considerado necesario huir de Nicaragua, al menos hasta ahora. Unos meses antes de los inicios de las manifestaciones antigubernamentales en abril de 2018, algunas encuestas mostraron la tasa de aprobación de Ortega en casi el 80 por ciento. Incluso si eso fue exagerado, estaba claro que todavía disfrutaba de mucho apoyo. Las organizaciones campesinas, laborales, indígenas y otras organizaciones populares también han hecho declaraciones recientes apoyando al gobierno y oponiéndose al "cambio de régimen". La idea de que la gran mayoría de los nicaragüenses se oponen a Ortega y quieran que se vaya debería tomarse con cierto escepticismo.
Algunos de los logros positivos de Ortega y el gobierno sandinista desde 2006 fueron financiados en parte por el apoyo de Venezuela después de que Ortega introdujera a Nicaragua el programa Petrocaribe de Venezuela, que permitió a Nicaragua acceder al petróleo en un proceso de descuento y en la Alianza Bolivariana por los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el acuerdo económico establecido como una alternativa al Área de Libre Comercio de las Américas propuesta por los Estados Unidos. Junto con la amistad de Ortega con el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, esto aumentó la aversión de larga data de Washington por el presidente nicaragüense.
La imagen de Ortega que sobresale es la de un líder que ha hecho tratos con el diablo para evitar que Nicaragua sufra el infierno que sufren los vecinos del país en el Triángulo Norte Centroamericano: Guatemala, El Salvador y Honduras. Ortega lo ha intentado ya que Estados Unidos ha continuado conspirando contra su gobierno. Al hacerlo, también se ha movido para consolidar su control del poder. A pesar de la obsesión del gobierno de EE. UU. Y los medios con Ortega por explicar la violencia reciente en Nicaragua, Ortega es solo una parte de la historia. No se pueden ignorar las fallas de Ortega, pero la fijación en el presidente también ofrece una conveniente distracción de las acciones menos evidentes del gobierno de los EE.UU. En Nicaragua, la parte de la historia que tal vez debería ser una preocupación especial para los ciudadanos estadounidenses.

James Phillips, Ph.D., es un antropólogo cultural que ha estado visitando y estudiando Nicaragua desde 1984, incluyendo dieciocho meses en el país (1985-87) durante la Guerra Contra. Sus visitas más recientes fueron en enero y septiembre de 2018. Es autor de numerosos artículos y capítulos de libros sobre cambio social y temas relacionados en Nicaragua. También es el autor de Honduras en Dangerous Times: Resistance and Resilience (2015). Es Profesor Afiliado de Antropología (Ret.) En Southern Oregon University.