Pablo Siris Seade


La Revolución Bolivariana de Venezuela resiste en medio de los despiadados ataques financieros, diplomáticos y en medio de indisimuladas amenazas producto de la estrategia multiforme que ha desplegado Estados Unidos para ahogar al pueblo venezolano por hambre. Pero los tiempos conspiran en contra de esta estrategia y cada hora que pasa el pueblo venezolano crece más y el imperialismo norteamericano convence menos. Tanto, que tuvieron que poner a los más malos de la cuadra a dar su batalla en contra de un vecindario pacífico. 
La Revolución Bolivariana iniciada por el comandante Hugo Chávez rompió un ciclo de dependencia del imperialismo norteamericano que había comenzado junto con la explotación petrolera en Venezuela desde principios del siglo XX. Primero esa dominación se dio a través de sucesivas dictaduras militares que comenzaron con Juan Vicente Gómez en 1908 y que, con breves intentos de implementar gobiernos democráticos, continuó hasta 1958, cuando el pueblo movilizado logró la huida de Marcos Pérez Jiménez.

El imperialismo luego apostó por distintos agentes que le garantizaran el dominio del recurso estratégico petrolero y el control de la renta generada por ese mismo recurso. Para eso impulsó el pacto de Punto Fijo en el que adecos y copeyanos realizaron un acuerdo para impedir el avance del Partido Comunista y al mismo tiempo resolvieron repartirse el poder para garantizar la tranquilidad de que esa riqueza venezolana seguiría eternamente disponible.

Ante la crisis del modelo puntofijista y las reacciones populares del Caracazo en febrero de 1989 y la de un grupo de jóvenes militares patriotas también en febrero pero de 1992, el imperialismo perdió el control de la política venezolana y Hugo Chávez ganó las elecciones.
Cuando esto sucedió, nuevamente a instancias del imperialismo norteamericano empezaron los esfuerzos para derrotar al gobierno chavista, pero esta vez participaron directamente de las sucesivas intentonas golpistas los hijos de la oligarquía venezolana: María Corina Machado Zuloaga, Leopoldo López Mendoza, Henrique Capriles Radonski, entre otros. Los apellidos de los “amos del valle” caraqueño desde la época colonial, volvieron a aparecer en el candelero político con directa participación de la norteamericana Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés).

Como los pretendidos aristócratas tampoco pudieron recuperar para Estados Unidos el espacio geopolítico venezolano, el imperialismo apuesta ahora directamente a utilizar a sus propios perros de la guerra para derrotar la Revolución Bolivariana.

¿Quiénes son los perros de la guerra?

Elliot Abrams, quien estuvo procesado por mentirle al Congreso de los Estados Unidos en torno a la operación Irán-Contras, en la que también estuvo involucrado el exoficial Oliver North, junto con el cual Abrams traficaron drogas y armas para darle asistencia a la “contra” nicaragüense que combatía al gobierno sandinista que había derrotado a la dinastía asesina de los Somoza en ese país.
En El Salvador es conocido por haber aupado y encubierto la masacre de El Mozote en la que más de mil hombres, mujeres, niños y ancianos fueron asesinados por el Ejército de ese país.

George Bush padre (quien fue agente de la CIA antes de ser presidente de Estados Unidos) fue quien indultó a Abramas y lo incorporó a su equipo. Y diversas fuentes indican que fue Abrams quien propuso la invasión a Irak con el falso pretexto de la presencia de armas químicas en ese país.

Con el otro George Bush (el hijo, también presidente de ese país), Abrams embarcó al gobierno de ese país en el intento de golpe de Estado contra Chávez en 2002 y ahora el tristemente célebre Donald Trump lo convoca para intentar nuevamente lo que no pudieron lograr hace ya casi 17 años.

No pierda tiempo, estimado lector o lectora en pensar si Guaidó es o no legítimo. Basta presentarle aquí la rueda de prensa ( https://goo.gl/8R3577 ) que Abrams brindara el pasado 9 de marzo. Ellos tampoco creen que sea legítimo. Vea:

¿Nos podría explicar el artículo por el cual Guaidó salió Presidente? Dice que su mandato expiró el mes pasado, ¿nos puede explicar?
Con respecto a la Constitución de Venezuela…la Asamblea Nacional aprobó una resolución según la cual el periodo de 30 días de presidencia provisional…no podrá contarse hasta que Maduro deje el poder. Así que el periodo de 30 días no ha comenzado. Empezará después de la salida de Maduro. Tal es la resolución de la Asamblea Nacional. 

¿Cuándo la hicieron? ¿Después de que él…?
Ellos hicieron eso….hace como…un mes atrás. Podemos intentar encontrar el día para usted. Cuando él (Juan Guaidó) tomó el cargo de presidente interino eso no estaba allí… 

— ¿Se puede hacer posfacto?
Cuando la gente pregunta… 

Es como que yo haya sido elegido por cuatro años para ser Presidente y luego a los dos años de mi mandato cambie las reglas para que el término, que ya empezó, no haya comenzado todavía. (Risas)
No tendrá el voto porque usted no es miembro de la Asamblea Nacional. 

Usted tampoco es miembro de la Asamblea Nacional. ¿Estados Unidos ve eso como constitucional bajo su asistencia?
Sí. La Asamblea Nacional es la única institución legítima y democrática que queda en Venezuela y su interpretación de la Constitución, como ya se sabe, desde que empezó este supuesto mandato de Maduro, el asiento de presidente está vacante, pero también dicen que ese periodo de 30 días comienza cuando Maduro se vaya. 

¿Entonces Juan Guaidó es el presidente interino de un mandato que no existe?
El fin de los 30 días de su presidencia interina empieza a contar. Porque no está en el poder todavía. Ese es el problema. Maduro todavía está ahí. Entonces ellos han decidido que empezarán a contar ese periodo cuando él realmente (Juan Guaidó) asuma ese periodo y Maduro se vaya. Creo que es lógico. 

Entonces Guaidó no es presidente interino…
Sí, es presidente interino, pero no está en capacidad para ejercer ese papel porque Maduro todavía está ahí. (risas en el auditorio, sonrisa de Abrams) 

Pero Abrams no es el único perro de la guerra involucrado en el ataque a Venezuela, el senador republicano por el estado Florida, Marco Rubio -fascista confeso- a quien Trump confió la definición de las políticas para lograr derrotar al Gobierno Bolivariano.
Aparentemente no hay ningún tema de interés en la política estadounidense, ni problemas a resolver en el estado Florida, ni pequeños inconvenientes presupuestales, ni muros que se levantan, ni ninguna otra cosa que atender, porque Rubio se dedica ya desde hace meses casi exclusivamente a atacar a la Revolución Bolivariana y a auspiciar los más locos intentos de derrocar al presidente Nicolás Maduro, incluyendo su presunta participación en el intento de magnicidio del pasado 4 de agosto.

Sin embargo, fue otro perro de la guerra, John Bolton, asesor en temas de Seguridad de Trump, quien se encargó de poner los puntos sobre las íes en relación a las verdaderas intenciones norteamericanas sobre Venezuela.

“Haría una gran diferencia para los Estados Unidos, económicamente, si pudiéramos tener a las empresas petroleras estadounidenses invirtiendo y produciendo petróleo” en Venezuela. Añadió: “tenemos mucho en juego haciendo que esto salga de la manera correcta”.
“Estamos conversando con las principales compañías estadounidenses” para que “produzcan el petróleo en Venezuela”, afirmó Bolton.
Por si quedaba alguna duda, la Asamblea Nacional que dirige Guaidó (en desacato desde 2016, lo que hace que sus decisiones sean nulas) está en este mismo momento discutiendo precisamente la privatización y extranjerización del petróleo venezolano.

Por si alguien tenía dudas de para qué se está haciendo todo esta barbaridad en contra del pueblo bolivariano.

Para cerrar, otra joyita, nada menos que Mike Pompeo, actual secretario de Estado (ministro de Relaciones Exteriores) de Estados Unidos y previamente director de la CIA.

Fue el que dijo nada más y nada menos que quería que la CIA fue más “agresiva, brutal, despiadada e implacable” (“aggressive, vicious, unforgiving, relentless”), de acuerdo a lo que aparece en la propia web de la CIA ( https://goo.gl/TLB4rP ).

Este cristiano ultraconservador, homófobo y chauvinista es también empresario, y estoy seguro que ya imagina en qué rama de actividad opera… Sí, dio en el clavo, tiene una empresa de ingeniería que es contratista de la industria petrolera norteamericana, que además fue quien financió su campaña electoral para ser diputado en ese país antes de pasar a la CIA y luego al Departamento de Estado.
Los perros de la guerra, además de ser asesinos, son tremendamente codiciosos.

El anuncio del ingreso de "ayuda humanitaria" por parte de Estados Unidos a través de las fronteras de Colombia y Brasil, valorada en 20 millones de dólares e irrisoria en contraste con los daños que produce el cerco financiero, cuantificados en 30 mil millones de dólares,
no logran hegemonizar la opinión pública, sobre todo por las amenazas de intervención militar que se han colado desde la Casa Blanca, pero además porque los datos reales sobre la situación política y económica venezolana desentonan con los de las naciones que padecen profundos estragos sociales.
La crisis humanitaria es una categoría del Derecho Internacional Humanitario, que se refiere tanto a desastres naturales como a conflictos bélicos de alta densidad y le da a la ayuda transnacional operada por gobiernos y organismos internacionales, un argumento para intervenir en las decisiones que atañen a los Estados, violando sus soberanías. Haití, Somalia y Sudán del Sur son los precedentes de Venezuela, el actual objetivo de las cruzadas humanitarias.
La Organización de las Naciones Unidas define que, para existir una emergencia de esta naturaleza, los niveles de violencia, hambre y enfermedades deben afectar a millones de personas sin que el Estado encargado pueda ejercer un control efectivo de los problemas.
Yemen, Libia, Irak, Siria, República Democrática del Congo, Ucrania, son algunos de los principales países que la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) considera como los más críticos de 2018 por estar inmersas en una crisis social de naturaleza compleja y prolongada. Las guerras que las atraviesan, incrementan las crisis alimentarias, las epidemias de enfermedades, el desplazamiento interno y la migración forzada.
En ese sentido, las características específicas que se repiten en estas regiones de África, Asia y Europa del Este, en Venezuela no suceden o se presentan mucho menos intensificadas.
Inseguridad alimentaria inducida y la contraofensiva de los CLAP
Desde 2016, se comenzó a posicionar el relato de "crisis humanitaria" desde la Asamblea Nacional, tribuna de la oposición y en los espacios de la Organización de Estados Americanos (OEA) con Luis Almagro a la cabeza de la operación, previendo que los efectos del Decreto Obama y su ratificación por el presidente Donald Trump se sentirían en la cotidianidad de la población.
Es innegable el deterioro de las condiciones económicas en la población venezolana producto de las violentas agresiones económicas, que además han alentado la proliferación de la economía paralela y la especulación, pero sigue sin existir punto de comparación con verdaderas colapsos estructurales de regiones asiáticas y africanas.
Los últimos informes de la FAO estiman que entre los años 2016 y 2018 hubo un aumento del 11% de subalimentación, siendo insuficiente para agregarlo a emergencias alimentarias que sufren países subsaharianos, donde la proporción de personas subnutridas se ubica en 30% del total de la población.
El boicot premeditado de la industria privada para ejercer presión económica, junto con el ataque a la moneda desde mafias cambiarias, desmejoraron el acceso del ciudadano común a productos esenciales de la canasta básica.
Simultáneamente, las sanciones financieras aplicadas al Banco Central de Venezuela y a la estatal PDVSA limitaron la capacidad de maniobra del gobierno venezolano para dar respuesta a la precarización de la alimentación.
Pero la política de distribución de alimentos a precios subsidiados, que el Estado venezolano articula a través de los CLAP, ha contenido en gran parte los efectos de estas agresiones dirigidas directamente a la población. El ataque y descrédito internacional a una estructura que, actualmente, le garantiza la alimentación básica a más de 6 millones de familias, reafirma las intenciones de instrumentalizar el relato de hambruna como elemento de la supuesta "crisis humanitaria" en Venezuela, por la cual se intenta justificar una intervención militar.
No hay que olvidar que el año pasado el gobierno de Colombia, bajo tutela del Departamento de Estado, impidió la entrada de más de 25 mil cajas de alimentos CLAP, mientras que bancos internacionales obstaculizaron el pago de otras 18 mil, obligando al país a triangular con países aliados para esquivar el bloqueo. 
Consecuencias de las agresiones financieras al sector de salud público
Más crítico ha sido el saboteo en la adquisición de insumos médicos para quebrar los servicios de emergencias hospitalarias. Las desmejoradas condiciones de los centros asistenciales también tienen como principal detonante a la orden ejecutiva firmada por Donald Trump en agosto de 2017.
A los fenómenos nacionales de acaparamiento de medicinas, alza en los precios y redes de contrabando que desvían recursos, se suman los impedimentos internacionales para importar tratamientos médicos, como la negativa de Citibank a recibir un pago para la adquisición de 300 mil dosis de insulina, la obstaculización en Colombia de un cargamento con medicinas contra la malaria luego de un rebrote de esta enfermedad que había sido erradicada, o el reciente bloqueo por parte de España sobre un envío en la aerolínea Iberia de 200 mil unidades de medicamentos para enfermedades crónicas, compradas en Qatar.
Ahora, la contraofensiva venezolana de nuevo sirve de compensación a las graves consecuencias de estos ataques multidimensionales.
La activación del plan nacional gratuito de vacunas 2018, con el apoyo de Organización Mundial de la Salud y representantes de los médicos cubanos, es un ejemplo de esto. Durante los meses de abril y mayo se desarrolló un proceso de vacunación con más de 11 millones de dosis, contemplando un total de 9 millones de beneficiados. Entre las enfermedades que abarcó, estuvo la difteria, tuberculosis, malaria, hepatitis B, poliomielitis, sarampión y tétanos.
El arribo del buque hospital chino "Arca de la Paz" en septiembre de 2018, es otro elemento a sopesar cuando se le acusa al Gobierno de ser responsable de la situación hospitalaria. Esta nave llegó a puerto venezolano, con 120 profesionales de la medicina, 8 quirófanos, 300 camas hospitalarias y unos 2 mil 666 dispositivos médicos para proporcionar atenciones especializadas al país. La actividad fue una acción coordinada entre China y Venezuela.
A diferencia de Estados que han perdido la habilidad para ejercer un control sobre sus territorios y ante casos de conflictos bélicos o desastres naturales son incapaces de gestionar soluciones a las crisis sanitarias que resultan de allí, Venezuela ha sabido entablar alianzas de cooperación con países y organismos internacionales para mitigar los daños en la salud de la población.
Desplazamientos internos y refugiados: cifras contrastables
Un rasgo elemental de los países con crisis humanitarias son los desplazamientos forzados internos y hacia otros países, en búsqueda de resguardarse de los enfrentamientos violentos. En el informe anual de 2018, ACNUR especificó que dos tercios de las 68 millones de personas desplazadas por la guerra y el conflicto, provienen de cinco países: Siria, Afganistán, Sudán del Sur, Myanmar y Somalia. Por otro lado, Colombia tiene 7.7 millones de víctimas del conflicto huyendo por el territorio nacional, siendo el país latinoamericano con mayores desplazados internos.
En cambio, en Venezuela no existe registro de desplazamientos forzosos en el interior del país, pero el uso descontextualizado de cifras sobre migraciones y refugiados por los medios de comunicación internacionales está ampliamente documentado, sí ha reclamado la atención de una crisis migratoria, aunque no se corresponda a los desplazamientos que provoca una confrontación bélica.
Los datos publicados por distintas iniciativas para caracterizar al "éxodo venezolano" como un problema que amenaza la seguridad internacional, varían en las cifras y colocan en un mismo saco a migrantes y refugiados. Lo cierto es que las razones de la migración venezolana son fundamentalmente económicas (exacerbadas por campañas mediáticas) y se disparan en 2017, año en que se intensificó el bloqueo financiero contra el país.
En la actualidad un total de 12 mil 750 de las personas que viajaron a otros países para mejorar su condición económica han regresado a través del Plan Vuelta a la Patria, programa implementado para repatriar a los venezolanos víctimas de la explotación laboral, acciones de xenofobia y la trata de personas.
Actores y elementos vigentes que desmontan la "crisis humanitaria"
El Estado venezolano mantiene la articulación con actores estatales y no estatales con el objetivo de blindar los programas sociales, siempre y cuando no se condicione la prestación de apoyo.
En la reunión sostenida con la FAO y Unicef a mediados de enero, en el marco de una invitación de la presidencia atendida por la ONU, se firmaron convenios relacionados con los programas de alimentación escolar, educación integral y agricultura urbana.
Asimismo, miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) participan junto con la Vicepresidencia y el Ministerio de Salud en la evaluación de los mecanismos de cooperación para fortalecer el área médica, luego de que días anteriores, el presidente de la Cruz Roja Christoph Harnisch advirtiera el carácter político de la operación que quiere activarse en la frontera con Colombia y manifestara no participar en lo que no consideran que sea una ayuda humanitaria.
El ministro de salud Carlos Alvarado también ha anunciado el ingreso de 18 millones de insumos médicos, provenientes en su mayoría de los convenios establecidos con Cuba y China, unos de compra directa con empresas del mercado internacional que no obstaculizan los pagos y otros a través del fondo rotatorio y la Organización Panamericana de la Salud.
Esta gestión directa de las instituciones venezolanas impide que las acciones coordinadas desde Washington resulten en una verdadera crisis humanitaria que promueva la caída inminente de las estructuras que mantienen el orden político dentro del país. Es decir: el Estado y el chavismo.
Al reconocer a órganos paralelos como legítimos y proporcionarles financiamiento, Estados Unidos niega la autoridad política del gobierno nacional para actuar como máximo representante del país en la resolución de los problemas.
Así, denuncian que Venezuela no acepta "ayuda humanitaria", mientras desconocen los esfuerzos multilaterales en función de garantizar la estabilidad social. Porque una salida diplomática amenaza las variables que han fabricado para justificar el acceso militar al territorio bajo la supuesta "ayuda humanitaria".
Fuente: Portal Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América)

Infobae- El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió este miércoles a los Estados Unidos de que, en caso de que despliegue en Europa misiles de medio y corto alcance, Moscú responderá "inmediatamente" apuntando con su armamento no solo a esos países europeos, sino también a los "centros de toma de decisiones".
Putin hizo esta afirmación en alusión a la reciente salida unilateral de Washington del tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance (INF) durante su discurso anual sobre el estado de la nación ante ambas cámaras del Parlamento.
"Rusia no será el primero en desplegar misiles de rango intermedio en Europa, pero si los Estados Unidos instala esos misiles cerca de Rusia, Moscú se verá obligada a reaccionar de la misma manera. Si eso pasa, Rusia no solo apuntará contra los puntos de lanzamiento, sino también contra los sitios donde se toman las decisiones vinculadas a esos misiles", advirtió.
Putin argumentó que este tipo de respuesta incluirán medidas tanto "simétricas como asimétricas", porque "algunos de los misiles" que Washington podría emplazar en el continente europeo podrían llegar a Moscú en apenas 10 minutos. "Esta es una amenaza muy grande para nosotros. Esto agravaría radicalmente la situación en el ámbito de la seguridad internacional", denunció.
En ese sentido, el mandatario reforzó su desafío contra la Casa Blanca. "Las élites estadounidenses pueden estar equivocadas al creer que son excepcionales. ¿Pero saben contar? Deberían registrar las nuevas armas de Rusia y tomar decisiones basadas en estos cálculos", agregó, en un discurso que duró 90 minutos.
El líder ruso también anunció y celebró los nuevos desarrollos militares, entre los cuales destacó un nuevo misil de crucero hipersónico Tsirkon, que aseguró que puede alcanzar una velocidad Mach 9 (11.110 kilómetros por hora) y un rango superior a los 1.000 kilómetros.
Según indicó, estos cohetes antibuques, todavía en fase de prueba, serán instalados en barcos y submarinos de la Armada rusa.
"Rusia ha logrado tener avances de tecnología de punta en el sector de defensa. Crear misiles hipersónicos está a la altura del primer lanzamiento de un satélite, en términos de magnitud", exaltó Putin.
De todas formas, mantuvo su discurso que asegura el rol "pacífico" del Kremlin, con críticas a la Casa Blanca. "Rusia no es una amenaza para otras naciones. Los movimientos militares son de naturaleza defensiva y una respuesta a lo que hacen los Estados Unidos y sus aliados. Las políticas de Washington son destructivas y a la larga afectan sus propios intereses".
Oficiales escuchan el mensaje presidencial (Reuters/ Sergey Pivovarov)
Oficiales escuchan el mensaje presidencial (Reuters/ Sergey Pivovarov)
Pese a destacar los avances militares rusos, aseguró que "el escenario internacional no pide una escalada" bélica y consideró que la decisión de los Estados Unidos de retirarse del tratado INF es "uno de los hechos más significativos de la actualidad".
"Nuestros socios estadounidenses tendrían que haber dicho las cosas honestamente en lugar de utilizar acusaciones imaginarias respecto a Rusia para motivar su salida unilateral del acuerdo", añadió.
Antes del mensaje de Putin, el líder ultranacionalista Vladimir Zhirinovski, analizó la importancia que tiene su alocución para la política local. "El discurso marca el rumbo del Estado durante el año siguiente, y la mayoría de las veces refleja los desafíos más importantes. Para Rusia es la amenaza de Occidente. Quieres evitar una guerra, prepárate para ella".
Después del discurso del año pasado, Putin disfrutó de su mayor índice de aprobación desde que llegó al poder en 1999. Pero un año después, el mandatario ha visto caer su popularidad en un contexto de problemas económicos.
(Con información de EFE)


por Michel Cousteau (Reviews)

El cantante, actor y compositor colombiano, Carlos Vives, canceló este lunes su concierto en Nicaragua, tras recibir una serie de ataques de los robots tuiteros operados por células ciberterroristas financiadas por Estados Unidos en el país centroamericano.

El  próximo 23 de marzo, el intérprete de éxitos como “La bicicleta” o “Robarte un beso”, daría un concierto en el Estadio Nacional de Fútbol, como parte de su programa de eventos “Vives Tour 2019”.

La contra-campaña al concierto, fue operada por sujetos adiestrados del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), conocidos en el país como “Los Puchitos”, y quienes, a través de boots y cuentas falsas, enviaron mensajes sesgados y sincronizados al artista, amenazándolo. 

Miles de nicaragüenses que esperaban el concierto, reclamaron a Carlos Vives y a su productora, por dejarse influir por situaciones políticas adheridas a los intereses de Estados Unidos, potencia que induce un golpe de Estado en Nicaragua con acciones de sabotaje a todo tipo de eventos. 


El novato en política, Carlos Bonilla, concejal del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), dijo a un medio de comunicación nacional que los nicaragüenses deben sentirse orgullosos al pasar (cuando ya esté finalizada la obra) el nuevo paso a desnivel del 7 Sur.



El politiquero manifestó que los ciudadanos (haciendo alusión a los puchitos), que no deben sentir pena al pasar por la obra que será inaugurada en las próximas semanas, porque se construye con los impuestos de la población. 

Lo que le contestamos: 

Señor Bonilla, la obra es y debe ser motivo de orgullo de todo este pueblo, sea de la tendencia política que sea. Sin embargo nos sentimos altamente orgullosos por LA BUENA GESTIÓN de nuestro GOBIERNO SANDINISTA y de esta Alcaldía Sandinista.  

Nos sentimos orgullosos y llenos de toda moral, porque precisamente los desgobiernos neoliberales, durante la gestión de su partido y otros, nunca, pero nunca hubieran pensado en gestionar y hacer realidad un paso a desnivel tan moderno como este, ustedes se hubieran robado los reales, como lo hicieron durante todos esos años oscuros de la historia de este país.